El COVID-19 es una enfermedad que afecta a cada persona de forma distinta. Según los expertos la gran mayoría de las personas que contraen el COVID presentan síntomas leves o moderados y se recuperan sin necesidad de ser hospitalizados. Con la llegada del frio y otras enfermedades como la gripe común, podemos presentar síntomas propios del COVID pero en realidad solo tener un resfriado o una gripe.

En este articulo vamos a recomendarte algunas infusiones para calmar algunos síntomas del COVID, de un resfriado o de la gripe. En ningún caso debes sustituir estas recomendaciones por un tratamiento médico, estas son únicamente recomendaciones para calmar algunos de los síntomas de estas enfermedades.

Los síntomas del COVID-19

Primero vamos a ver cuales son los síntomas del covid

Los síntomas más habituales son:

  • Tos seca
  • Fiebre
  • Cansancio

Otros síntomas menos comunes son:

  • Molestias y dolores
  • Dolor de garganta
  • Diarrea
  • Conjuntivitis
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del sentido del olfato o del gusto
  • Erupciones cutáneas o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies

Los síntomas graves son:

  • Dificultad para respirar o sensación de falta de aire
  • Dolor o presión en el pecho
  • Incapacidad para hablar o moverse

En caso de sufrir síntomas graves, busca ayuda sanitaria de inmediato, pero antes de ir al hospital llama a tu medico o centro sanitario, ellos te dirán que debes hacer.

Infusiones para calmar la tos.

Uno de los síntomas más comunes tanto del COVID como de la gripe o de un resfriado, es la tos. Puede llegar a ser tan molesta que dificulte hablar, estar en espacios públicos sin molestar e incluso dormir.

Infusión de limón y miel.

Una de las más tradicionales, típico remedio de abuela es la infusión de limón con miel. El toque acido y aromático del limón junto con el dulzor y cremosidad de la miel, hacen de esta infusión una de las más utilizadas para calmar la tos.

Mete una taza y dos cucharadas de miel al microondas, calienta la mezcla de agua con miel hasta que rompa a hervir. Cuando esté hirviendo puedes verter el zumo recién exprimido de un limón. Si prefieres la infusión más acidada puedes exprimir dos limones y si lo que te gusta es más dulce incrementa el número de cucharadas de miel.

Infusiones de tomillo anís.

El tomillo tiene una aroma y una propiedades que harán que te encuentres mucho mejor, el anís por su parte tiene propiedades expectorantes, por lo que te ayudará a calmar la irritación provocada por la tos.

  • Preparación de la infusión de tomillo

En una taza con agua hirviendo debes añadir dos cucharadas de esta especia, deja reposar durante unos 5 minutos y cuela la mezcla. Debes tomar la infusión tibia. Puedes añadir un poco de miel para darle algo de dulzor.

  • Preparación de la infusión de anís. 

En una taza con agua hirviendo, añade dos o tres cucharadas de anís rallado o dos porciones de anís estrellado. Debes dejar infusionar la mezcla durante unos 10 minutos aproximadamente. Cuela la mezcla y tómala templada. Una variación o combinación excelente para este tipo de infusión es añadir jengibre, puede ser rallado o unas rodajas finas.

Infusiones de Jengibre.

Ya hemos hablado anteriormente de las propiedades del jengibre y es que esta especia tiene una infinidad de propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo. Una de ellas es sus propiedades antiinflamatorias, Gracias al gingerol, componente por el cual el jengibre tiene su sabor picante, también es un gran antiinflamatorio. Debido a que este aceite esencial es un antiinflamatorio natural. Por ello, las infusiones con jengibre calman la tos y el dolor de garganta.

Puedes comprar bolsitas de infusión de jengibre ya preparada, pero no conseguirás todos sus efectos, por lo que te recomendamos que hagas lo siguiente. Pon en agua hirviendo una bolsita de infusión de jengibre, corta unas rodajas finas de jengibre y añádelas a la taza, deja infusionar entre 5 a 8 minutos y retira la bolsa, bebe la infusión tibia y comete las rebanadas de jengibre.

Infusiones contra la fiebre.

Para combatir la fiebre debes realizar tus infusiones con plantas o especias con efectos expectorantes o antisépticos. Las más comunes son la menta, la salvia, el tomillo y hasta el propio café. Prueba a realizar una infusión con una de estas hiervas y verás como te encuentra mejor. Además, añadir un poco de jengibre siempre es una muy buena idea.

Infusiones contra el mal estar.

Un tipo de infusión que ayuda a prevenir el mal estar y enfermedades como los resfriados o la gripe, son todas aquella que tengan algún ingrediente que mejore nuestro sistema inmunológico. En este caso te recomendamos el ginseng. Se ha demostrado en varios estudios que los ginsenosides aumentan la producción de linfocitos, este aumento de linfocitos es altamente beneficioso en personas inmunológicamente deprimidas. Además, mejora las defensas del cuerpo en la lucha contra agentes tóxicos externos, como gripes o catarros. Debido a estas propiedades, el consumo de ginseng es muy recomendable en ancianos. Si quieres saber más sobre el esta fascínate especia, puedes leer nuestro articulo propiedades del ginseng.

Si quieres saber más infusiones que pueden ayudarte a frenar los síntomas del COVID, puedes leer nuestro articulo qué infusiones tomar cuando estás enfermo.

Conclusión.

Estas son algunas infusiones que pueden ayudarte a calmar algunos síntomas del COVID, pero en ningún caso puedes sustituir estas infusiones o recetas por un tratamiento medico convencional, estas infusiones son complementos al tratamiento que te receten los profesionales sanitarios. Y recuerda, si presentas síntomas graves, busca atención médica inmediata. Sin embargo, siempre debes llamar a tu doctor o centro de atención sanitaria antes de presentarte en el lugar en cuestión.