En este post te vamos a dar algunos consejos para que hacer el mejor café en tu casa.  

Existen múltiples formas de hacer café, dependiendo del tipo de café que se quiera hacer, espresso, ristretto, capuccino; según la cafetera que tengamos, una italiana, de goteo o de espresso; o incluso la cultura o costumbres a la hora de tomar café. 

Está claro que uno de los puntos más importantes es disponer de una máquina de café de calidad y claro, hacer el mejor café en tu casa, también depende de la materia prima. No te asustes, porque, para conseguir un espresso perfecto, no hace falta disponer de una máquina de café profesional, a continuación te dejamos algunas claves para preparar el mejor café en casa. 

La materia prima. La elección de los granos de café

La materia es imprescindible para hacer el mejor café en tu casa. En otros artículos de Euskovazza hemos hablado de las distintas variantes y tipos de granos de café que existen, así como de sus características.  

La variedad arábica contiene menos cafeína, se caracteriza por tener sabores afrutados o de frutos secos y un aroma más suave. Por otro lado, la variedad robusta, contiene más cafeína, se caracteriza por un  sabor más amargo y fuerte, de mayor cuerpo y por un aroma mucho más intenso. 

Lo más habitual para conseguir un café de la mayor calidad es utilizar la variedad arábica, pero, suele ser muy frecuente utilizar blends, o combinaciones de ambas variedades, para potenciar distintos aspectos del café. Dependiendo del porcentaje que se utilice de cada variedad se potenciarán unas u otras características. 

Café fresco.

Como con cualquier otro alimento, cuanto más fresco sea el café mucho mejor, pero, ¿Qué hace que un café sea fresco? 

El café tiene que pasar por varios procesos antes de poder hacer la infusión, cuanto menos tiempo transcurra desde que se cosecha, seca, tuesta y se transporta, mucho mejor. 

El proceso clave es el de tostado, evidentemente si compras café sin tostar y lo tuestas en casa, tendrás un mejor resultado, pero eso no es ni barato ni cómodo, por lo tanto, recomendamos comprar café en el que se especifique la fecha de tostado. 

Café en grano. 

Si quieres elaborar un café de la mejor calidad posible en tu casa, una de las claves es utilizar café en grano. 

El grano de café empieza a perder propiedades en cuanto se muele o cuanto más procesado esté, por ese motivo, utilizar café en grano es la mejor opción. 

Es cierto que utilizar café en grano no es ni la opción más barata ni más cómoda, como con tostar café en tu casa, solo que comprar café en grano y molerlo es más asequible.

Si lo que quieres es disfrutar de un café de la mejor calidad, te recomendamos que utilices café en grano, 

Como explicamos anteriormente el café empieza a perder propiedades en cuanto se muele, por eso, lo mejor es moler la cantidad de café que consumas en ese momento. 

Agua de calidad. 

El agua es el otro gran ingrediente en tu taza de café, es por ello que la elección del tipo de agua es clave para elaborar un café de la mayor calidad. 

Utiliza para elaborar tu café un agua blanda, de mineralización débil y por supuesto que no tenga sabores o aromas extraños, intenta utilizar agua mineral o filtrada. 

Para más información puedes entrar en nuestra página de sistema de tratamiento de agua, para conocer más información sobre los distintos tipos de filtrado de agua. 

Cantidad y grado de molida. 

La molida es otro de las características a las que no se le suele dar la importancia que realmente tiene. 

Hablemos primero de la cantidad de la molida, La cantidad de café en grano que se debe moler debe ser en base al agua que se tenga o las tazas de café que se elaboren, la cantidad ideal de café para hacer un espresso, ronda los 6 a 8 gramos. 

Si se utiliza menos cantidad de café, el resultado será demasiado aguado, por lo que su sabor y aroma quedará demasiado diluido. El proceso contrario, si se utiliza demasiado café, tendremos un resultado demasiado fuerte. La clave, como en casi todo en la vida está en un término medio.  

En cuanto al grado de molida, lo fundamental es controlar el tiempo de infusión (el tiempo que casa el café en contacto con el agua) del café. Para infusiones prolongadas, el grano deberá ser más grueso. 

Limpieza de la máquina. 

La limpieza y mantenimiento de la máquina es clave para poder hacer el mejor café en casa. 

Cada tipo de máquina de café requiere de mantenimientos y limpieza distintos, por ejemplo en una cafetera italiana o moka, servirá con limpiar la máquina después de elaborar cada café y realizar una limpieza a fondo de todos los componentes como mínimo una vez al mes. 

Por ejemplo, el mantenimiento de las máquinas de goteo y automáticas es algo similar, hay que realizar una limpieza después de realizar cada café y una descalcificación mensual. En nuestro artículo: “Cómo limpiar una máquina de café” tienes toda la información que necesitas para realizar el mantenimiento de tu máquina de café. 

Presentación y servido. 

Por último, la presentación es siempre importante, lo expertos baristas te recomendarán servir tu café en una taza de porcelana, de forma cónica de de color neutro, todo esto tiene su explicación. 

La porcelana, porque es un material que retiene mejor el calor que el cristal o el vidrio, la forma cónica es para que el café caiga al fondo de la taza de forma suave y no salpique y el color neutro es debido a un concepción psicológica.

Pero más importante que la presentación es el tiempo que se tarde en servir el café una vez preparado, el café debe tomarse en el momento para disfrutar de todos sus matices, por eso, te recomendamos hacer la cantidad de café que consumas en ese momento y no hacer mucho café para luego recalentarlo. 

 Conclusión. 

Hacer el mejor café en tu casa no es tan difícil como puede parecer en un principio, lo único que necesitas es utilizar un café de calidad, como puede ser el café en grano Qualità Oro de Lavazza, un agua de buena calidad, siempre de mineralización muy débil y seguir los sencillos consejos de este artículo.