Haz tu taza de café más saludable.

Si eres de esas personas que necesita un café nada más llegar a la oficina para empezar a trabajar con fuerza, quizás necesites algunos consejos para preparar un café más saludable.

Tradicionalmente el café ha tenido reputación de no ser una bebida muy saludable, debido a que contiene cafeína y pueda causar ansiedad, insomnio o problemas digestivos. Sin embargo durante los últimos años se han descubierto los múltiples beneficios que el café tiene para nuestra salud, conoce más del tema aquí.

Lo primero que debes saber es que como regla general se recomienda no tomar más de 4 tazas de café al día. Pero ten en cuenta que esto siempre depende de cada persona, tu sensibilidad a la cafeína y la tolerancia que has generado hacia ella.

Con tolerancia nos referimos a cómo tu cuerpo responde hacia la cafeína y el tiempo que llevas consumiendola y por lo tanto si estás más o menos acostumbrado a ella. La sensibilidad hace referencia a cómo tu cuerpo metaboliza la cafeína y depende de tu edad, genética o estado de salud.

Está claro que el café en sí mismo no es malo para la salud, el problema reside en nosotros mismos, en cómo elaboramos nuestras tazas de café. Si sigues estos fáciles consejos conseguirás una café más saludable y te sentará mejor.

Olvida desayunar solo un café.

Si sales de casa únicamente desayunando un café llegarás a la oficina con unas ganas tremendas de lanzarte a por una galleta o un bollo, o bajar a la cafetería a comerte unos churros. Eso es debido a que la cafeína acelera la producción de insulina lo que hace que tus niveles de glucosa bajen al mínimo y necesites azúcar. Haz un desayuno sano y equilibrado y complementalo con una taza de café.

Adiós al azúcar y edulcorantes.

Debes eliminar la costumbre de añadir cucharadas de azúcar al café. El abuso de azúcar es perjudicial para la salud, la OMS recomienda no superar los 25 gramos de azúcar al día, y su consumo excesivo aumenta las posibilidades de contraer diabetes tipo 2.

Además si engañas a tu cuerpo para que piense qué estás tomando dulces, desestabilizarás las señales neurológicas y hormonales de tu organismo que controlan el apetito, con lo que al final acabarás comiendo más de la cuenta.

Otra de las razones de abandonar los edulcorantes es respetar el característico sabor amargo del café y disfrutar de todos sus matices y contrastes.

Pero si eres de esas personas golosas y el sabor amargo no es lo tuyo, es preferible que te decantes por edulcorantes naturales como la estevia.

La canela es tu aliada.

La canela tiene grandes efectos beneficiosos para nuestro cuerpo. Es un desinfectante y antibacteriano natural más potentes que existe, considerado como uno de los siete antioxidantes naturales por lo que te ayudará a disimular el paso del tiempo.

Además la canela es una alternativa natural para endulzar tu taza de café.

café más saludable

Utiliza un agua de calidad.

Por regla general el agua que proviene de la red es más segura, pero contiene cloro para asegurar su potabilidad. Por lo que puede desvirtuar el sabor del café aportando olores o sabores desagradables.

Para evitar problemas de sabores o un exceso de mineralización recomendamos utilizar agua filtrada. Si estás interesado en métodos de filtración de agua visita nuestra página de información sobre el agua.

Controla la hora de tu último café.

La cafeína es un estimulante, nos activa y aporta gran cantidad de energía y nos ayuda a no sentirnos cansados, es por eso que es tan adictiva.

Debes tener en cuenta que la cafeína puede alterar nuestro sueño, incluso cuando se ha consumido hace horas, puesto que el cuerpo tarda mucho en eliminarla.

No vamos a decirte una hora a partir de la cual no debes tomar café, puesto que, como ya te dije al inicio de este artículo, el cómo te afecta la cafeína depende de tu tolerancia y sensibilidad a la cafeína.

Con estos sencillos consejos conseguirás un café más saludable y podrás disfrutar mejor de todos los matices y características particulares de su sabor.