El café es una de las bebidas más arraigadas en nuestra sociedad. Esta bebida forma parte del día a día de un gran número de personas, pero, ¿Sabes identificar un buen café de otro no tan bueno? 

El café es uno de los alimentos más susceptibles a la creación de mitos, por ejemplo, siempres se ha dicho que, un buen café espresso debe de ser amargo, todo lo contrario, de hecho un buen café espresso debe tener un toque dulce sin necesidad de azúcar; en nuestro artículo el espresso perfecto, aprenderás las claves del mejor espresso. 

Para saber identificar un buen café de otro no tan bueno, necesitarás saber algunas claves que te ofrecemos a continuación. 

Adiós al azúcar. 

Lo primero que hay que saber es que el café espresso no se distingue por su amargura, un espresso de calidad debe tener un toque dulce sin necesidad de añadir azúcar. Si el primer sorbo de tu café te sabe demasiado amargo o como a goma quemada, te verás en la necesidad de añadirle demasiado azúcar, este es el primer indicador de que se trata de un café de baja calidad. 

Decántate por el café arábigo. 

Los granos de café arábica, son una variedad de granos que están consideramos de una mayor calidad que los robusta. Estos granos son capaces de retener mejor las cualidades del café, hasta después de ser procesado. Además es un café de mejor sabor y más aromático. 

Si quieres saber más sobre los distintos tipos del café, sus características o cómo diferenciarlos, te recomendamos nuestro artículo: “El grano del café: tipos, variedades, términos y cómo diferenciarlos.

El mantenimiento de la máquina de café es importante. 

Un aspecto fundamental para poder degustar y saber detectar un café de calidad es la máquina de café. La utilización de una cafetera espresso es muy importante para obtener el resultado perfecto. Pero algo incluso más importante que el tipo de máquina es el mantenimiento de la misma. 

Un mantenimiento periódico de la máquina es fundamental para que el café tenga el mejor sabor y aroma posible. 

Si no sabes como realizar el mantenimiento de tu máquina de café, con nuestro artículo “Cómo limpiar una máquina de café.” tendrás todo lo necesario para realizar una limpieza perfecta de tu máquina de café.

Si no se realiza el mantenimiento requerido, es posible que el café adquiera sabores indeseados y un aroma no deseado.

Ahora ya dispones de tres pilares básicos para poder tener un café de la mejor calidad, pero vamos a tratar algunas características del café con la que podrás distinguir un café de mejor o peor calidad. 

Aroma. 

Una de las primeras características que se detectan a la hora de probar un café es el aroma. Por norma general, lo cafés de mejor calidad son aquellos que desprenden aromas agradables, tales como, olores a chocolate, florales, frutales, a frutos secos o caramelo. Por otro lado, los cafés de una calidad más baja, suelen tener un aroma a carbón, caucho, goma o ceniza, por lo general son aromas más fuertes. 

Color. 

El color es la segunda característica que vamos a poder apreciar antes de degustar el espresso. El color está íntimamente relacionado con el tipo y duración del tueste. A menor nivel de tostado, (menor tiempo de tueste) el color será menos oscuro; en contraposición a mayores niveles de tostado, (mayor tiempo en el tostador) el color final del café será más oscuro. Como todo en esta vida, la virtud está en el punto medio, y en cuanto al color del café no va a ser distinto. Un color achocolatado o de caramelo es el ideal que debe tener el café. 

Sabor.

El sabor es la característica más importante a la hora de identificar un buen café. Uno de los mayores mitos que existen alrededor del café es el amargor, tal y como se ha explicado anteriormente en este artículo, un buen café debe tener toques dulces y no requiere de azúcar. 

La variedad arábica posee casi el doble de componentes azucarados que la variedad robusta, por lo que, los cafés realizados con este tipo de grano serán más dulces. La mayor o menor intensidad del dulzor de un café se determina en el proceso de tostado. Si el grano de café pasa mucho tiempo tostandose, el azúcar existente en los granos se destruye y da paso a sabores más amargos. 

El amargor es una calidad que un buen café debe tener, pero no de forma  predominante, ya que cafés demasiado amargos suelen perjudicar el sabor, estos cafés más amargos suelen ser los de la variedad robusta. 

Por otro lado un característica deseada en un café de calidad es la acidez, se percibe en la parte lateral de la lengua y es una característica natural y particular de los café de la variedad arábica. Como el color, este sabor es más agudo en los cafés menos tostados, que los que han tenido un proceso de tostado más largos. 

Estas son algunas de las características básicas del café, pero si quieres saber más sobre este tema te recomendamos el siguiente artículo “Características del café”. 

Conclusión. 

Como conclusión, por norma general, los cafés de mejor calidad son aquellos que disponen de un aroma afrutado, achocolatado o de caramelo, de un color marrón claro, poco amargos, con toques ácidos y que no necesitan añadir azúcar, ya que disponen de un dulzor natural. 

Ahora que ya dispones de las herramientas necesarias para poder identificar un buen café de otros no tan buenos, te toca ponerlas en práctica. 

Si eres un apasionado del café y quieres seguir aprendiendo datos útiles que ampliarán tu conocimiento de esta apasionante bebida, te recomendamos que entres en nuestra página, El mundo del café, donde encontrarás multitud de artículos sobre el café.